Hay muchos tipos de personas, pero si tenemos que centrarnos en la planificación empresarial, hablaremos solo de dos de ellas: los amantes de la planificación, quienes necesitan tenerlo todo atado, medido y agendado y los que prefieren trabajar sobre la marcha e ir poco a poco.

Para los primeros es imprescindible planificar el largo plazo y de forma muy detallada, sin embargo, los segundos creen que es una pérdida de tiempo porque la realidad cambia demasiado rápido y prefieren medir resultados de ciclos muy cortos observando las variables más representativas.

Ninguna es mejor ni peor que al otra. Ambas visiones son válidas y adecuadas en función del contexto, del tipo de empresa y del tipo de clientes. No es lo mismo ser una startup tecnológica que ser una planta industrial con grandes inversiones en capital, ¿no?

Para profundizar un poco más, te contaré cuáles son los pros y los contras que tiene trabajar “sobre la marcha” fijándote sobre todo en los resultados a corto plazo y centrándote en las variables más representativas.

  • PROS:
  • Es un proceso más rápido y se centra solo en los valores realmente importantesy más visibles (costes por ventas por ejemplo).
  • Confiere un sentido de urgencia a todo lo que hacemos
  • Se tiene que revisar constantemente para comprobar que se van cumpliendo los objetivos cortoplacistas autoimpuestos.
  • Es flexible y adaptable. Como no hemos invertido mucho tiempo en su elaboración, no hay ningún handicap que lo conviertan en inamovible.
  • CONTRAS:
  • Tanta urgencia puede convertirse en estrésy el estrés solo trae más estrés.
  • Como casi no permite tener margen de reflexión, esto puede conducir a la pérdida de oportunidades o a obviar debilidades y amenazas.
  • El foco excesivo en el corto plazo puede llevarnos a vivir en la continua destrucción y reconstrucción de prototipos, ya que estamos permanentemente revisando unas variables sin darle tiempo a que se alteren.
  • Puede llevarnos descartar procesos más eficientes simplemente por su duración y dificultad para medir los resultados a corto plazo

La planificación largoplacista, por su parte, también tiene pros y contras.

PROS:

  • Te obliga a tener una visión a largo plazo, normalmente con 5 años vista.
  • Esto hace que tu grado de reflexión y toma de decisiones sea mayor.
  • Tiene en cuenta más variables, puntos de vista e información más variada
  • Suele darle trabajo al director financiero, lo cual es una ventaja porque suelen ser un peligro cuando no saben que hacer.

CONTRAS

  • Al invertir tanto tiempo y dinero en un plan estratégico, las decisiones se vuelven inamovible en muchas ocasiones, ya que volver a replantearlas supone de nuevo desembolso.
  • Es un proceso lento. Las conocidas “parálisis por el análisis” no es más que verse abrumado por cientos de variables interconectadas que impiden tener una visión global de los problemas y las oportunidades.
  • En general, tenemos que asumir que no somos capaces de predecir el mundo a más de 12 meses vista con cierta precisión (a niveles económicos y sin tener en cuenta que hay cosas que no controlamos. El Covid nos lo ha demostrado a todos) por lo tanto es normal que nos equivoquemos siempre en plazos largos (y en cortos a veces también).

Por todas estas cosas creemos que hagas lo que hagas, la virtud está en el medio y en hacer un balance entre rapidez y detalle.

Proyectar lo que queremos conseguir es un proceso que no acaba nunca, de verdad. Podrías analizar decenas de variables y tratar de relacionarlas todas, contemplar cada línea de venta, cada producto, tratar de estimar las ventas de cada cliente, el salario de cada trabajador, estimar cada gasto, lo que quieras, pero la realidad es que existen que nos invitan a pensar que quizás haya una forma más sencilla con un resultado similar.

  1. En generalsomos aversos al riesgo y por tanto todos los negocios evolucionamos de una forma más o menos constante dentro de nuestro sector. No quiero decir con esto que no se pueda crecer mucho y muy rápido (por ejemplo un 30% al año), sino que generalmente ese crecimiento tiende a mantenerse año tras año.
  2. Las variables realmente importantes suelen ser casi siempre las mismas y estiman con razonable exactitud el futuro cercano, o para que me entiendas, si nuestro mayor gasto es el gasto de personal, para ganar más dinero ineludiblemente tendremos que reducir ese gasto con respecto a los ingresos; si no lo hacemos por mucho que ahorremos en luz no conseguiremos nuestro objetivo.
  3. Hacerlo mejor quiere decir ganar más dinero que la media. Esto es, gastar menos e ingresar más. El sueño de cualquier mortal.

Después de todo esto y teniendo en cuenta que nada es perfecto, siempre es recomendable tener una previsión mínima y una vista a un corto plazo no tan cercano como mañana ni tan lejano como cinco años. Debes tener sobre todo una estructura organizada que te permita tener el control de una forma más sencilla, accesible y rápida para este tipo de práctica y, para ello, un software de gestión o un programa de gestión pueden ayudarte a agilizar tus procesos, a visualizar y a medir tus resultados y, por supuesto, a vender más con menos costes que hasta ahora.

Si tienes cualquier duda ponte en contactos con nosotros escribiendo a comercial@mnprogram.net o en el 981 146 300

Si quieres conocer el programa al completo con todas sus funcionalidades prueba nuestra versión  gratuita  durante 60 días

Abrir Versión Gratuita