Teletrabajo con MN Program

Está claro que el teletrabajo es una las tendencias más fuertes en empresas jóvenes. Estar preparado para adaptar tu negocio al teletrabajo es muy importante, ya que te cubre las espaldas en caso de cualquier imprevisto que afecte a la localización física de tu negocio. Hoy en día, todo es posible gracias a internet, y cada vez son más las empresas que tienen a personal trabajando desde casa.

Independientemente de si decidimos implantarlo o no, es importante estar preparado para que uno o varios trabajadores abandonen el entorno de oficina para trabajar desde casa. Si eso ocurre, es lógico que surjan muchas dudas, sobre todo si es nuestra primera vez afrontando la situación. Ya hemos hablado de las ventajas y desventajas del teletrabajo, pero hoy nos centramos en un tópico que probablemente sea el que más preocupe tanto a trabajadores como a empresarios.

Teletrabajo y Productividad ¿Conceptos compatibles?

Es lógico preguntarse si dar el salto a trabajar desde casa va a afectar a nuestra productividad o a la de nuestros trabajadores. Pese a tener claras nuestras tareas, estar en nuestra propia cosa puede reducir la atención en muchos aspectos. Por ello, es muy importante prepararse física y psicológicamente para teletrabajar, de manera que nuestra productividad no se vea afectada por el cambio.

Tanto si eres un empresario y te preocupan tus trabajadores o si eres un empleado que se lanza al trabajo en remoto, es necesario un proceso complejo de adaptación. Para hacer el proceso más llevadero, ahí van cinco consejos para que la productividad no baje al irse a casa a trabajar.

Define un espacio de trabajo

Si estás afrontando el hecho de trabajar desde tu domicilio, debes saber que no vale cualquier lugar dentro de la casa. No debes establecer tu lugar de trabajo cerca de donde pasas el tiempo de ocio en casa, ya que tu subconsciente ya lo asocia con el tiempo libre. Si te pones a trabajar donde normalmente descansas y desconectas, es normal que involuntariamente no consigas mantener el ritmo.

Lo mejor es definir un espacio de dediques única y exclusivamente al trabajo. Escoge un lugar donde puedas estar concentrado y que asocies con trabajar, no con el ocio. De esta manera conseguirás que el teletrabajo genere una especie de “oficina” dentro de tu casa. Con el tiempo, asociarás ese espacio con tus tareas, y te será mucho más fácil evitar las distracciones.

Usa las distracciones en tu propio beneficio

Es importante que te aproveches de las ventajas del teletrabajo y las uses en tu propio beneficio. No te olvides que estás en tu propia casa, lo que te da una libertad inmensa para gestionar tu jornada como quieras. Es verdad que tendrás que seguir las pautas y horarios que fije el empresario, pero girar la cara y ver a tu gatete jugando es algo que no puedes hacer en la oficina.

Aprovecha esos pequeños momentos para coger fuerzas y afrontar el trabajo más motivado. El café que te harás será el que más te guste, y no el de máquina que hay en la oficina. Puede parecer algo banal, pero este tipo de “micro placeres” te ayudarán mucho a afrontar la tarea mucho más motivado.

Gestiona bien tus descansos

Aunque estés trabajando desde casa, debes tener claro que no puedes descansar cuando quieras. Es muy tentador tomarse un respiro de vez en cuando, echarse en el sofá y descansar, pero es peligroso para tu productividad. Debes ser muy metódico con tus descansos y respetar los tiempos.

Piensa que podrás aprovechar ese tiempo de descanso mucho más porque al fin y al cabo, estás en tu casa. Aprovecha tu descanso para hacer cosas que no puedes hacer en la oficina, como por ejemplo, pegarte una ducha refrescante. Eso sí, si quieres que tu rendimiento no se vea afectado, debes controlar mucho los tiempos.

Sal de casa

Trabajar desde casa y salir de casa parece incompatible, pero deja que te lo explique. Estar encerrado en casa durante tanto tiempo puede afectarte negativamente. Aunque no puedas abandonar el puesto durante la jornada laboral, intenta aprovechar tus horas libres para desconectar y disfrutar del exterior.

Si solías tardar media hora en llegar a la oficina (por ejemplo), trata de invertir esa media hora en algún tipo de actividad en el exterior. Pasea al perro, sal un ratito a correr… cualquier cosa que te ayude a desconectar de tu propia casa, aunque suene raro.

Ponte nuevos objetivos

Trabajar desde casa tiene un montón de ventajas, así que es lógico ponerse nuevas metas en el entorno laboral. Trata de demostrar que el cambio no ha sido a peor, y demuéstrale al empresario o empresaria que eres capaz de ajustarse perfectamente al puesto desde donde sea.

Empieza con pequeños objetivos, metas sencillas que puedas conseguir ahora de manera más sencilla. Si eres capaz de demostrar con números que tu productividad ha subido al teletrabajar, te convertirás en un empleado mucho más valioso para la empresa.

¿Preocupado por el teletrabajo/a? MN Program Cloud

Si tienes un negocio y estás preocupado/a por el salto al teletrabajo, tenemos la solución perfecta para ti. Ponemos a tu disposición en MN Program Cloud, la adaptación de nuestro CRM a la nube, para que puedas disfrutar de todos tus datos donde y cuando quieras.
Para más información puedes visitar nuestra página web mnprogram.net o echarle un ojo a nuestro canal de Youtube.

Por supuesto puedes llamarnos sin compromiso al 902 30 99 09

Abre la Versión Gratuita