Puede que todavía no lo sepas, pero cuando hablamos de fidelización de clientes probablemente el CRM (Customer Relationship Management) es la herramienta de seguimiento más importante.

Por ejemplo, si tienes un comercio electrónico tener un CRM es clave, ya que almacena todo tipo de datos para que puedas tratarlos y utilizarlos después de las visitas de tus usuarios a tu e-commerce.

Cuando hablamos de CRM nos referimos principalmente a dos cosas:

Por un lado a la administración de los datos en relación con los cientes. En este caso el CRM es un modelo de gestión de toda la organización que se basa 100 % en la satisfacción del cliente a través de estrategias de marketing relacional

Por otro lado, si nos referimos a software para administrar la relación con los clientes estamos hablando directamente del sistema físico informático que apoya esta administración de datos de los clientes y otros datos importantes para la empresa.

Para que me entiendas mejor, un CRM tiene como principal objetivo mejorar la calidad del servicio que ofreces a tus clientes. Por eso su uso está orientado a encontrar y atraer a nuevos clientes potenciales, fidelizar a los actuales y retomar la relación con antiguos clientes. Por eso el funcionamiento del software de gestión está completamente orientado al cliente para ofrecerle a este una atención personalizada y conseguir una comunicación fluida y una relación estrecha.

Un CRM te permitirá conocer y medir las necesidades y gustos de tus clientes para así ejecutar una estrategia comercial que acierte de lleno.

Existen varios tipos de CRM,

El CRM marketing, por ejemplo, permite gestiones tan necesarias como la automatización de procesos dirigidos plenamente a la segmentación de la base de datos de la empresa. Como punto positivo el CRM marketing favorece el alcance de los usuarios ofreciéndoles solo productos en los que están interesados.

El CRM analítico es el que recopila los datos obtenidos sobre la relación entre los clientes y la empresa, el operativo integra todos los datos referentes a cómo los clientes interactúan con la empresa (desde la parte comercial a la parte digital). El CRM estratégico se centra en la satisfacción de las necesidades del cliente y nada más y el colaborativo integra en su programa todas las acciones que la empresa realiza a través de un colaborador o proveedor.

En definitiva y después de conocer un poco más en qué consiste un CRM y si quieres por fin fidelizar la relación con tus clientes, puedes conocer más detalles aquí.

Si tienes cualquier duda ponte en contactos con nosotros escribiendo a comercial@mnprogram.net o en el 981 146 300

Si quieres conocer el programa al completo con todas sus funcionalidades prueba nuestra versión  gratuita  durante 60 días

Abrir Versión Gratuita